PROYECTO CATÉTERES

18 Septiembre 2018
Author :  

PROYECTO BANCO DE CATÉTERES E INSUMOS PARA NIÑOS CON CANCER

Reseña Histórica

El proyecto de Banco de Catéteres e insumos, se inicia a partir del 25 de mayo del 2016, beneficiando hasta la fecha a 206 niños, con diferentes padecimientos.

El proyecto incluye la entrega gratuita de catéteres externos e internos para niños, con valor entre 290 Bs. A 2500 Bs. Por catéter.

Estos catéteres ayudan en gran medida a la aplicación de tratamientos con Cáncer, reduciendo los daños que ocasionan los tratamientos con quimioterapias, asimismo se utilizan en la alimentación especial de bebes con dificultade4s de alimentación u tratamientos renales.

 

Asimismo, el proyecto entrega también Soluciones OPTIRAY pediátricos que son utilizados para las tomografías de contraste para identificar lesiones o tumores. Dado el costo que representan (295 Bs. c/u), en muchos casos se retrasan los tratamientos, por lo que son altamente requeridos por la población de bajos recursos.

El proyecto en su generalidad trabaja con el Hospital del Niño, quien viabiliza las solicitudes y hace las evaluaciones de trabajo social para adjudicar los insumos.

INICIO PROYECTO

El proyecto se inicia en Mayo del 2016, como un programa PILOTO con un aporte propio del Rotary Chuquiago Marka, de 10.000 $us en su inicio, posteriormente se le asigna un aporte del Rotary pedal de 600 $us.

Finalmente el mes de Marzo 2018, se solicita un aporte más de 2000 $us al club, ya que los fondos se habían agotado.

Por lo que es muy importante para la continuidad del proyecto el apalancar fondos.

ANTECEDENTES

El proyecto se enfoca inicialmente en los requerimientos de niños que padecen cáncer en el país.

Según declaraciones del presidente de la Unión Internacional para el Control del Cáncer (UICC) cada año se detectan 12 millones de nuevos casos de cáncer en el mundo, 80% de ellos en países en desarrollo, una cifra que se prevé se duplique en el 2020. Sindica además, que no sólo es importante hablar de prevención, sino también de un buen tratamiento. Se ha avanzado en el diagnóstico temprano y en el tratamiento, el problema que perdura es que solo el 10% de la población mundial tiene acceso a ellos.

Mary Robinson ex Alta Comisionada para los derechos humanos afirma que la lucha contra el cáncer es un derecho humano por cuanto atenta contra la dignidad de la persona.

La Declaración Mundial del Cáncer desarrollada por la Unión internacional contra el cáncer (UICC), adoptada por la Cumbre mundial contra el Cáncer y apoyada por el “World Cancer Congress” el año 2008 establece lineamientos generales en la lucha contra el cáncer como de realizar los esfuerzos necesarios para contar con instalaciones suficientes para el tratamiento especializado, la rehabilitación y los cuidados paliativos, así como con personal debidamente capacitado, para responder a las necesidades físicas, sociales y emocionales de los pacientes que sufren de cáncer.

Pero es importante precisar que dentro el conjunto poblacional, los niños son el grupo etáreo más vulnerable. El cáncer infantil más que una estadística, es una realidad dramática porque cuando un niño enferma de cáncer, él y su familia deben hacer frente a una serie de implicaciones físico-psico-sociales y económicas.

Las neoplasias malignas más frecuentes en los niños corresponden a leucemias y linfomas y a diferencia de los adultos tienden a tener períodos de latencia cortos, crecen rápidamente, son biológicamente muy agresivas y responden mejor a la quimioterapia. (Ver marco teórico en anexo Nº 1).

 

El año 2009 la Unidad de Biología Celular de la Universidad Mayor de San Andrés de La Paz, Bolivia reportó los siguientes datos epidemiológicos: (5)

Según datos epidemiológicos del Hospital del Niño “Ovidio Aliaga” de la ciudad de La Paz, Bolivia, el servicio de Oncología admite cada año 35 nuevos casos de niños con cáncer aproximadamente, de los cuales sólo el 70% realizan el tratamiento de especialidad.

Con la aparición de diversas y complejas modalidades de tratamiento antineoplásico en los últimos años se ha logrado elevar la sobrevida libre de enfermedad y mejorar la calidad de vida del niño con cáncer.

En el tratamiento antineoplásico de especialidad se encuentran procedimientos invasivos como los accesos venosos periféricos y centrales.

La obtención de un acceso venoso periférico, es un procedimiento invasivo y muchas veces traumático para el niño, siendo una indicación médica específica, para la toma de exámenes, terapias antibióticas o no antibióticas, quimioterapia antineoplásica, reanimación, monitorización y debe ser suspendido cuando el motivo de instalación ha cesado.

El procedimiento, no está exento de complicaciones y no siempre se obtiene de primera intención, lo que puede conducir a multipunciónes; situación que debe llamar a la reflexión, pues se trata del bienestar de los pacientes, de disminuir el riesgo el dolor y de reconocer nuestras limitaciones, para mejorar la calidad de atención.

Los catéteres venosos centrales de larga duración son de gran ayuda en pacientes pediátricos oncológicos al disminuir la agresividad de las técnicas y las complicaciones, propiciar la comodidad del niño y mejorar su calidad de vida, y reducir costos.

En el Hospital del Niño “Ovidio Aliaga” solo un 12% de los niños con cáncer pueden acceder a un catéter venoso central tipo reservorio, y la mayoría que son el 88% deben resignarse a recibir el tratamiento endovenoso por una vía venosa periférica con todas las complicaciones que ello conlleva.

La causa para que un niño con cáncer no tenga acceso a una vía venosa central tipo reservorio recomendada por el Centro Control de Enfermedades (CDC) es por el factor estrictamente económico.

LOCALIZACIÓN Y CARACTERÍSTICA DEL ÁREA DEL PROGRAMA

El proyecto tendrá como área geográfica de implementación la ciudad de La Paz y El Alto, para progresivamente expandirse a las principales ciudades del país.

POBLACION BENEFICIARIA

La población beneficiaria directa serán niños/as y jóvenes con edades menores a 15 años.

Por datos obtenidos del Hospital del Niños de la ciudad de La paz, este centro médico recibe un promedio de 30 casos nuevos anualmente.

PERIODO DE EJECUCION DEL PROYECTO.

Por la naturaleza del proyecto el Club espera implementarlo, en la medida, de manera continua. Una primera etapa deberá ser de 3 años, para posteriormente evaluarlo, ajustarlo y mejorarlos para futuras etapas o fases.

FIN, PROPÓSITO Y RESULTADOS DEL PROYECTO

El proyecto tienen la finalidad, de contribuir a mejorar las condiciones de salud y vida de personas, principalmente menores de 15 años, provenientes de familias de escasos recursos, que ven afectada su salud con cualquier tipo de cáncer, principalmente Leucemias.

El propósito del proyecto crear un banco de catéteres cuya donación permita apoyar a familias de escasos recursos que tienen un miembro de la misma , menor de 15 años, y que requieren un catéter venoso central para la aplicación de su tratamiento. (Ver característica de los catéteres, técnica de implantación y otros en anexo Nº 2).

De esta manera se proporciona al paciente una vía para la aplicación endovenosa de su tratamiento, a través de una vía ya habilitada, evitándose las múltiples punciones cuando el paciente no tiene implantado un catéter. Es decir se busca brindar las mejores condiciones para el tratamiento evitando el sufrimiento de los pacientes.

Para el logro del Propósito, se propones lograr los siguientes tres resultados:

R. 2.- Desarrollar un mecanismo de Identificación y selección de personas menores de 15 años con cáncer, a ser beneficiadas.

R. 3.- Desarrollar un sistema de seguimiento a los/as pacientes beneficiados/as.

MARCO TEORICO

El tratamiento de todo cáncer tiene como objetivo principal, obtener y mantener la remisión clínica completa. El paciente puede considerarse curado si la remisión se ha mantenido por un espacio de 3 a 5 años después de finalizado el tratamiento, dependiendo del tipo de tumor; por ello el tratamiento puede dividirse en inducción de la remisión, consolidación y mantención. Si el tratamiento no ha sido lo suficientemente prolongado o intenso, pueden quedar células tumorales remanentes y el tumor vuelve a crecer.
Se reconoce mundialmente la importancia de desarrollar protocolos cooperativos nacionales e internacionales, como una excelente arma para mejorar los resultados.

Junto con el tratamiento específico de la neoplasia, se debe intentar mantener al paciente a un estado óptimo de salud, esto quiere decir, manejar las infecciones, la anemia, el estado nutricional, etc. para que así reciba la quimioterapia, radiación y/o cirugía en las mejores condiciones.

El tratamiento antineoplásico involucra necesariamente el uso de accesos venosos que pueden ser periféricos o centrales. Las frecuentes venopunciones deterioran de forma muy importante el acceso vascular periférico, y la extravasación accidental del agente quimioterápico que causa con frecuencia celulitis, inflamación de los tejidos blandos e incluso necrosis de estos. A esto se suma el continuo sufrimiento del niño y la dependencia casi absoluta del centro hospitalario, lo que conlleva a un desarraigo familiar importante y una falta de calidad.

El procedimiento, no está exento de complicaciones y no siempre se obtiene de primera intención, lo que puede conducir a multipunción; situación que debe llamar a la reflexión, pues se trata del bienestar de los pacientes, de disminuir el riesgo el dolor y de reconocer nuestras limitaciones, para mejorar la calidad de atención.

Los catéteres venosos centrales de larga duración son de gran ayuda en pacientes pediátricos oncológicos al disminuir la agresividad de las técnicas y las complicaciones, propiciar la comodidad del niño y mejorar su calidad de vida, y reducir costos.

CARACTERISTICAS DEL CATETER, SU FORMA DE IMPLANTACION Y OTROS DETALLES

DEFINICIÓN

Los catéteres venosos centrales de larga duración son catéteres que van a estar implantados durante largo tiempo, y que teóricamente van a presentar menos incidencias de complicaciones trómbóticas y de lesiones de la pared vascular.

Requieren ser insertados y retirados quirúrgicamente, y el criterio de retirada vendrá dado por el fin de la necesidad por la que fue instaurado o por problemas graves a los que no se pueda dar solución.

Son catéteres centrales que constan de un portal o cámara con una membrana de silicona autosellante unido a un catéter tunelizado bajo la piel que se extiende hasta vena cava superior. A este reservorio Se accede por punción a través de piel intacta, y permite múltiples punciones.

Implantación de catéter venosos central (tipo Reservorio).

Son usados con frecuencia en niños que requieren tratamiento intravenoso prolongado (superior a 6 meses) sin períodos de severa inmunosupresión.

Por lo general son de una sola luz, pero también existen sistemas con reservorio doble y catéter doble lumen.

Estos catéteres también reciben el nombre de reservorio venoso subcutáneo (RVS), y en muchas ocasiones se les llama por su nombre comercial: Port-A-Cath, Infuse-A-Port, Vital-Port, LifePort, Chemo-Port, Mediport o Norport.

El estado del niño, la indicación de uso, y la capacidad del niño y de la familia de cuidar el catéter en el domicilio determinarán qué catéter es el apropiado en cada caso.

INDICACIONES

Actualmente son candidatos a la implantación de catéteres venosos centrales de larga duración los niños que precisan:

  • Una vía IV durante un período prolongado (de 3 a 6 meses) o que carecen de acceso intravenoso periférico disponible.
  • Administración repetida y a largo plazo de tratamiento antineoplásico endovenoso.
  • Terapias sistémicas antibacterianas prolongadas.
  • Nutrición parenteral total durante largos períodos.
  • Acceso a largo plazo, continuo o intermitente, para toma de muestras sanguíneas.

CARACTERÍSTICAS DEL CATÉTER VENOSO TIPO RESERVORIO

Partes del catéter tipo Reservorio:

Reservorio.
Radiopaco y fabricado en titanio (generalmente) o acero inoxidable y polietileno, en su base posee orificios para su fijación en tejido celular subcutáneo.



Partes del reservorio
Membrana o septum de silicona autosellante.
Portal o cámara (puede ser única o doble).
Conexión.


MEMBRANA O SEPTUM

Catéter.

  • De silicona o poliuretano, es radiopaco. Los calibres van de 4,5 Fr a 12 Fr.
  • Se inserta en el portal o reservorio a través de la conexión.
  • Los reservorios pueden ser de cámara única o doble. Los de doble cámara pueden estar conectados a un catéter de una o dos luces (estos últimos permiten la administración simultánea de fármacos incompatibles entre sí).
  • También pueden ser de alto o bajo perfil. Los de bajo perfil (menor grosor) se caracterizan por tener un menor espesor, lo que permite un mejor y amplio uso en niños pequeños y recién nacidos.

Agujas tipo Gripper o Huber:


La utilización de agujas convencionales puede dañar la membrana de silicona del reservorio. Para puncionar el reservorio es necesario utilizar agujas especiales tipo Gripper o Huber. Hay varios modelos, algunos incluso con sistema de seguridad para evitar pinchazos accidentales, pero todas ellas son especiales para su uso con reservorio.


IMPLANTACIÓN DEL CATÉTER

Zonas y técnica de implantación

Los catéteres tipo reservorio son implantados mediante técnica percutánea por el cirujano vascular pediátrico habitualmente en quirófano.

  • Se canaliza la vena yugular o el tronco venoso braquiocefálico del mismo modo que en el caso de una vía central utilizando el dilatador y el sistema introductor “peelaway”. Una vez colocado el catéter y comprobada su posición por métodos radiológicos (Rx o escopia) se retira el la guía metálica y el introductor.
  • Se realiza una incisión de 3 cm. por debajo de la clavícula y paralelamente a la misma, y se despega el plano subcutáneo de la piel en una superficie de unos 2 cm2 mediante disección quirúrgica. Se comprueba que haya espacio suficiente para el reservorio y que exista un plano óseo para apoyar el portal. Generalmente se coloca en el tejido celular subcutáneo de la región submamilar derecha.
  • Se tuneliza el catéter hasta la incisión y se conecta al reservorio. Se verifica que la unión de éste y el catéter es hermética y que el catéter está permeable.
  • Se coloca el reservorio en la superficie subcutánea disecada y se fija con sutura no absorbible al plano subcutáneo.
  • Se cierra el plano subcutáneo son sutura reabsorbible y la piel con seda.
  • Se punciona el reservorio con una aguja tipo Huber y se inicia la perfusión con SSF.
  • Se realiza Rx de control de tórax.
  • Se comprueba la inexistencia de hematoma o seroma a nivel de la zona disecada.
  • Se retira la perfusión de SSF y se hepariniza el reservorio.

Los Gripers, con ellas se atraviesan el tejido subcutáneo llegando hasta la cámara que va unidad al catéter, para posteriormente infundir soluciones o medicamentos.

Descargar Formulario

FOTOGRAFIAS DE PACIENTES DEL BANCO DE CATÉTERES

Contactos

  • Calle Capitán Ravelo esquina Montevideo, Edificio Capitán Ravelo 2do subsuelo en la zona de Sopocachi.
  • 591-2-244 5825
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

UBICACIÓN

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree